top of page

Sacroileitis: una lesión cada vez más común




La sacroileitis es la inflamación de una o ambas de las articulaciones sacroilíacas, que son las articulaciones que conectan el hueso sacro (ubicado en la base de la columna vertebral) con los huesos ilíacos de la pelvis. Esta condición puede causar dolor en la parte baja de la espalda, las caderas y las nalgas.


Es comúnmente asociada con enfermedades inflamatorias como la espondilitis anquilosante o la artritis reactiva, pero también puede ser causada por lesiones, embarazo o estrés repetitivo en estas articulaciones. El tratamiento puede incluir medicamentos antiinflamatorios, terapia manual y, en casos graves, inyecciones de corticosteroides o cirugía. Si estás experimentando síntomas similares, es importante que consultes a un médico para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.


En el ámbito del quiromasaje, el tratamiento para la sacroileitis generalmente se enfocaría en reducir el dolor, mejorar la movilidad y fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones sacroilíacas. Aquí hay algunas estrategias comunes que un profesional de la terapia manual podría emplear:

 

1. Evaluación y diagnóstico preciso: El terapeuta comenzará por realizar una evaluación completa para determinar la causa y la gravedad de la sacroileitis, así como cualquier otra afección musculoesquelética relacionada.

 

2. Educación del paciente: Se proporcionará información sobre la sacroileitis, incluyendo las causas, los factores desencadenantes, cómo prevenir el empeoramiento de los síntomas y cómo realizar las actividades diarias de manera segura.

 

3. Terapia manual: Esto puede incluir técnicas de manipulación y movilización de las articulaciones para mejorar la movilidad y reducir la rigidez en la región sacroilíaca.

 

4. Ejercicios de estiramiento: Se prescribirán ejercicios de estiramiento específicos para los músculos que rodean las articulaciones sacroilíacas, con el fin de mejorar la flexibilidad y reducir la tensión.

 

5. Ejercicios de fortalecimiento: Se diseñará un programa de ejercicios para fortalecer los músculos del abdomen, la espalda baja, las caderas y las piernas, lo que puede ayudar a estabilizar las articulaciones sacroilíacas y reducir el riesgo de lesiones.

 

6. Técnicas de relajación y control del dolor: Se pueden enseñar técnicas de respiración y relajación, así como estrategias de manejo del dolor, para ayudar a controlar el malestar asociado con la sacroileitis.

 

7. Modificaciones en la actividad física: El fisioterapeuta puede brindar orientación sobre qué actividades evitar o modificar temporalmente para evitar empeorar los síntomas, así como recomendaciones sobre actividades que sean seguras y beneficiosas (como el Taichi, Chikung o similares).

 

8. Rehabilitación funcional: Una vez que se haya controlado el dolor agudo, se puede trabajar en mejorar la funcionalidad y la capacidad de realizar actividades cotidianas de manera efectiva.

 

               El plan de tratamiento específico variará según las necesidades individuales del paciente y puede evolucionar a lo largo del tiempo a medida que progresa la recuperación. Es importante seguir las recomendaciones del fisioterapeuta y ser consistente con el programa de ejercicios y las modificaciones en el estilo de vida para obtener los mejores resultados.



 

               En osteopatía, el enfoque para tratar la sacroileitis se basa en la creencia de que el cuerpo tiene la capacidad innata de curarse a sí mismo y que la estructura y la función del cuerpo están interrelacionadas. Un osteópata abordaría la sacroileitis considerando la integridad del sistema musculoesquelético, así como otros factores que puedan contribuir a la condición. Aquí hay una descripción general del procedimiento que un osteópata podría seguir:

 

1. Historia clínica y evaluación inicial: El osteópata comenzará obteniendo información detallada sobre la historia médica del paciente, los síntomas actuales, los factores desencadenantes y cualquier tratamiento previo. Luego realizará una evaluación física completa, que puede incluir pruebas de movimiento, palpación de las áreas afectadas y evaluación de la postura y la biomecánica.

 

2. Diagnóstico osteopático: Utilizando la información recopilada durante la historia clínica y la evaluación física, el osteópata realizará un diagnóstico osteopático para identificar las áreas de disfunción en el cuerpo que pueden estar contribuyendo a la sacroileitis.

 

3. Tratamiento osteopático: El tratamiento osteopático para la sacroileitis puede implicar una variedad de técnicas manuales diseñadas para restaurar el equilibrio y la movilidad en el sistema musculoesquelético. Estas técnicas pueden incluir:

 

   - Manipulaciones articulares suaves para restaurar la movilidad en las articulaciones sacroilíacas y las estructuras circundantes.

   - Técnicas de liberación miofascial para reducir la tensión en los músculos y tejidos conectivos que rodean las articulaciones afectadas.

   - Técnicas de estiramiento y movilización para mejorar la flexibilidad y la función articular.

   - Técnicas de equilibrio visceral para abordar cualquier disfunción en los órganos internos que pueda estar contribuyendo a la sacroileitis.

 

4. Recomendaciones de autocuidado: El osteópata puede proporcionar al paciente recomendaciones sobre ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, modificaciones en la actividad física, técnicas de manejo del estrés y otras estrategias de autocuidado que pueden ayudar a mantener los beneficios del tratamiento entre sesiones.

 

5. Seguimiento y ajustes: El osteópata trabajará con el paciente para monitorear su progreso a lo largo del tiempo y realizar ajustes en el plan de tratamiento según sea necesario para garantizar los mejores resultados posibles.

 

Es importante tener en cuenta que el enfoque osteopático es holístico y se centra en tratar al individuo en su totalidad, no solo los síntomas específicos de la sacroileitis. Como tal, el tratamiento puede variar considerablemente de un paciente a otro según sus necesidades únicas.


Nosotros, desde el centro Li Jing pensamos que la combinación de diferentes enfoques suele dar un mejor resultado, sobre todo si se da una implicación directa por parte de la persona que recibe la terapia, puesto que al fin y al cabo la mejoría depende de cada uno ya que el abordaje de cualquier profesional es una ayuda extra que luego cada cual debe completar para que el resultado sea favorable y duradero.






Si crees que sufres de sacroileitis, aquí tienes algunas recomendaciones que pueden ayudar a manejar los síntomas y mejorar la calidad de vida:

 

1. Consulta a un profesional de la salud: Si experimentas dolor en la región sacroilíaca u otros síntomas asociados con la sacroileitis, es importante que busques la atención de un médico, fisioterapeuta u osteópata para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

 

2. Ejercicio regular: La actividad física regular puede ayudar a fortalecer los músculos alrededor de las articulaciones sacroilíacas y mejorar la estabilidad y la movilidad. Sin embargo, es importante elegir ejercicios de bajo impacto que no empeoren los síntomas. Un fisioterapeuta puede ayudarte a desarrollar un programa de ejercicios seguro y efectivo.

 

3. Mantén un peso saludable: El exceso de peso puede ejercer presión adicional sobre las articulaciones sacroilíacas y empeorar los síntomas. Mantener un peso saludable a través de una dieta equilibrada y ejercicio regular puede ayudar a aliviar la carga sobre estas articulaciones.

 

4. Aplicación de calor o frío: La aplicación de calor o frío en la región afectada puede proporcionar alivio temporal del dolor y la inflamación. Prueba con compresas calientes o frías, o alternando entre ambas, para ver qué funciona mejor para ti.

 

5. Postura adecuada: Mantener una buena postura puede ayudar a reducir la tensión en las articulaciones sacroilíacas y prevenir la exacerbación de los síntomas. Intenta mantener la espalda recta al estar de pie y evita permanecer en la misma posición durante períodos prolongados.

 

6. Descanso adecuado: Asegúrate de obtener suficiente descanso y sueño de calidad para permitir que tu cuerpo se recupere y se repare adecuadamente.

 

7. Manejo del estrés: El estrés puede empeorar los síntomas de la sacroileitis. Prueba técnicas de relajación como la respiración profunda, la meditación o el yoga para ayudar a reducir el estrés y mejorar el bienestar general.

 

8. Adapta tus actividades: Realiza ajustes en tus actividades diarias para evitar movimientos o posiciones que puedan desencadenar o empeorar los síntomas. Usa dispositivos de apoyo como cojines ortopédicos o fajas si es necesario.

 

Recuerda que cada persona es única y lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra. Es importante experimentar con diferentes enfoques y encontrar lo que funcione mejor para ti en consulta con tu equipo de atención médica.


CESAR SÁNCHEZ HITA

Director del centro Li Jing de Artes Marciales Chinas y Terapias Naturales


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page